sábado, 9 de enero de 2010

Rutinas

Después de algun tiempo sin escribir por aquí, he decidido hacerlo, a pesar de que a veces prefiero  escribir en mi ricón del mismo modo en que me gusta "coger" el coche en la noche para conducir tranquila, cuando la ciudad duerme y sentir como fluye la soledad dentro de mi... Así que mis espacios compartidos cada vez se van delimitando más, y se reducen mis aportaciones por este mundo virtual.

Inicialmente este blog nació como algo divertido, por una parte, siendo algunas de mis primeras entradas parodias de situaciones propias o ajenas que iba contando con garbo, otras veces, ha sido una manera de gritar por escrito cuantas cosas se me ocurren, una manera ilusionaria de cambiar el mundo que nos ha tocado vivir a todos los que lo formamos...

Poco a poco se fue convirtiendo en un pañito personal donde iba secando cada uno de mis miedos, y ese propio miedo de convertirlo en un diario personal en manos de gente que me conoce y lee, o en manos de otros a los que no conozco ni ellos a mi (y eso, me importa bastante menos...), ha ido delimitando mis ganas de ponerme a hacer trazos fustrantes para marcar los pasos de mis gracias y desgracias de manera pública...

Pero hoy, después de todo, me apetecia retomar mi escritura, y no es que haya dejado de hacerlo nunca, porque nunca he dejado de cantar, de bailar, de crear, de escribir o de pensar... y aunque quisiera, nunca he dejado de sentir y ese sentimiento de mi ser, es el que me obliga  seguir siendo... y aunque me reivindico a mi misma la necesidad de una huelga declarada consciente o inconsciente, y la facilidad de no pensar las cosas "piensas demasiado me dicen algunos..." "no puedes cambiar el mundo ¿te darás cuenta algún día?", quiero mantenerme en duelo y digo y prometo siempre en vano porque no se puede hacer algo que no deseas, así pues falto continuamente a mi palabra cuando digo que quiero perderme...

Me he tomado las fiestas de Navidad como una auténtica colegiala, sin horarios que marquen mi existencia, como si el mundo estuviera en mis manos, y hoy, esperando la llegada del lunes, comienzo la marcha "fúnebre" de mi nuevo "despertar".
Así que será como todos los días, a las 9 entrando en el colegio para dejar a la nena en clase, "cariño, estudia mucho ¿vale?" "vale, mami", y luego, recorrer las mismas oficinas de empleo, los mismos lugares una y otra vez, con recortes de periódico en la mano y en busca de la oportunidad de mostrarme entre decenas de personas (en algunas ocasiones) esperando, que como yo, buscan lo mismo... caras de incertidumbre, miradas perdidas, deseos fustrados para "pedir" (que palabra más fea: pedir!!!!), pues no pedimos sino que ofrecemos nuestro trabajo, pero hoy día, así como se marcan las cosas, parecemos mendigos perdidos salidos de la nada que abren la mano... "Mercado laboral" le dicen a esto, y nosotros somos como terneros cuyo sello va en nuestra mano en forma de un llamado "currículum"...

Entoces pasará el día, un lunes menos en el calendario de mi vida, revisaré mis correos, tal vez s e me presenten nuevos proyectos y planes, muchos de ellos en forma de vapor de agua que terminarán siendo pasto de una ilusión óptica, otras veces se materializarán en forma de nieve o hielo que petrifique más si cabe la desolación y queme las heridas con la frialdad de sentirse totalmente vencido.
Llegará la noche, la que dedicaré para seguir estudiando, pensando que tal vez algún día pueda utilizar aquello que acumulo en forma de "saber" desordenado dentro de mi... coladas, cenas, comidas, niños... y con suerte, en la madrugada, ya vencido mi cuerpo pueda descansar unas horas...

Esto, podría ser la historia de cualquiera en cualquier parte del mundo, y lo peor, es que no es una historia triste, las historias tristes de verdad están en los vertederos, en los protíbulos, en una mesa de quirófanos, o en una tumbra del tamaño de un niño... entoces, pues, ¿aún me debo sentir afortunada?...

Llegarán de nuevo mis reflexiones, miraré como duermen los niños en la noche y querré, ser futuro de sus sueños, y dedicarles lo mejor de mi para que lo tengan mucho más fácil, pero, seguramente si no tienen este, tendrán otro problema, pues así somos las personas y así es la vida...

De vez en cuando, recapitularé episodios de mi vida, me preguntaré en qué me he equivodado, valoraré lo que hice y porqué, y sabré a ciencia cierta, que si cometí algún error, lo volvería a cometer una y otra vez, pues en su día lo que hice fue sopesando y equilibrando las consecuencias, solo que el destino y el manejo de las situaciones no siempre son ni salen como esperamos... Así pues, recogeré de los suelos la fuerza pisoteada por mi misma, y a modo de bastón la utilizaré para saltar venciendo obstáculos... y seguramente, como ahora mismo, pensaré que no puedo hacerlo..., ¡pero lo haré!..., y saltaré una y otra vez, y seguiré amaneciendo un nuevo día, y otro, y otro, y otro más, una y otra vez será de noche y será de día... y esperaré que todo esto sea un recuerdo más de tantos otros que llevamos a cuestas, y un gran aprendizaje para mi!!!!

Tomaré conciencia de que ningún pasado está para volver, además de que tampoco quisiera volver  a ello,  ni tener 15 años, ni 20 ni 25... quiero dejar en su sitio lo que hubo y lo que fue, igual que debemos dejar las raices de los árboles buscar su camino entre la tierra... tierra de la que formaremos parte en nuestro final  que estará marcado por una despedida, y un retorno al polvo que nos hará volar eternamente por el mundo...

Ojalá, en mi nuevo paseo por aquí, pueda ofrecer una nueva visión de las cosas, porque eso significará, que algo ha cambiado en mi vida.



6 comentarios:

Gustavo Aguilar Alterno Espiraaaal dijo...

Hola como estasm ya tenia tiempo que no te leia, cuidate mucho okis, suerte en tu fin de semana

Adolfo Payés dijo...

Feliz Año 2010, bienvenida... Tiempos de no leerte..

Saludos fraternos
Un abrazo

Que disfrutes del fin de semana

Fran dijo...

Escribir es desnudarse, ciertamente, desnudarse de la forma más íntima que se puede hacer, desde las entrañas, desde lo que no se ve a simple vista, incluso en ausencia de ropa. Escribir es una forma de afrontar el mundo, de decir, esta persona soy yo, "sin dobleces". En tu caso, además, el talento natural hace que lo que escribes, llegue, cale y no deje indiferente. No dejes de escribir, no dejes que el pudor a desnudarte de verdad impida que podamos saborear la magia de tus palabras. Un saludo y un placer leerte

E. Maria dijo...

Me ha sorprendido ver 3 comentarios al poco de publicar cuando solo he avisado a dos amigos jajajajaja y que sé a ciencia cierta que uno de ellos no me ha leido aún :-)

A esto se le llama fidelidad????
En todo caso, os doy las gracias a los que me contestais y a los que no, a los que me llamais, a los que me mandais mensajes y a los que me "obligais" a hacer acto de presencia de vez en cuando.
Aprovecho para saludaros a todos sin decir nombres, aunque tenga que mencionarte irremediablemente a ti, Rosana, porque sé que estás siempre por aquí y que me vives por estar en mi piel, esta dura situación que te hace unirte a mis palabras...

Y bueno, eso que me dices Fran de "la magia de mis palabras", ups... ojala fueran verdaderas palabras brujas con la varita de la princesa capaz de hacer que los sueños no tuvieran la fragilidad de una mariposa de alas perdidas en la noche, y que en un "abracadabra" pudieran tener la firmeza y la fuerza del halcón...

Creo que pido demasiado ya ¿verdad?
jajajajaja!!!!!! (voy a disfrutar de mi noche y del día de mañana... aún tengo unas horas hasta empezar mis "rutinas"...)

Fran dijo...

Me parece que andamos todos asi como introvertidos. Un placer volver a leerte. Todos buscamos sin darnos cuenta la rutina y la verdad es que resulta un tanto rutinaria ;-). Un saludo y escribe cuando te apetezca que lo haces muy bien por cierto

Anónimo dijo...

Mil besos para ti... que con cada palabra que escribes en tu blog comprendo mas a David, que desde hace años me habla de ti, de su mejor amiga. Sabes que tu blog me identifica en muchas aspectos, pero tambien me hace reir muchisimo. Asi... que aunque nos persiga la mala suerte en las colas del Inem, seguro que este año lo cargamos de sonrisas ( y ojalá que sean compartidas, en persona!!).Mil y un besotes, guapa.
Rossana.