lunes, 18 de mayo de 2009

sería mejor arrastrarme directamente para evitar los golpes... tengo el alma puta llena de cardenales

Llevamos varios días con retintín.
Empiezan las bromas con verdades escondidas e hirientes, luego los sarcasmos con un intento de tono gracioso que nos ponen más irascibles, y por último terminamos enfurruñados uno por cada lado...
Alguien me dijo "espero que no os supere la situación", y la verdad es que a mi ya me ha superado y supongo que a él también.

Últimamente no me apetece hablar tanto ni quedar con nadie, y sin embargo cuando lo hago, me siento muy bien porque me transporto a la realidad del mismo momento en el que estoy con esa o esas personas que tratan de estar conmigo y que pasemos un rato agradable. Aunque soy consciente de que no puedo hacer lo que casi cualquiera con sus amigos: ir a tomar una copa, un café o un helado, y ya ni hablemos de ir de restaurantes (eso en ocasiones me hace sentir un poco desplazada y de otro mundo...)
Hoy, hemos ido al super (ya estamos gastando dinero del que no hemos cobrado aún...) y fuera del centro comercial he visto unos zapatos que no he podido resistir probarme,
pregunto: -¿te gustan?-,
y él contesta: -cómpratelos-,
le miro con una cara parecida a la careta de "Screem" y,
le digo: - ¿estás chalao o qué?,
contesta: - de todas maneras tenemos que pedir un anticipo a estas alturas, pido un poco más y ya está?
-y una mierda vas a pedir 30€ para unos zapatos cuando no tenemos ni para comer!!!!!- (mi cabreo ha sido monumental, para mi ha sido como si estuviera dejando alguna adicción "tipo cocaina, por decir algo" y él me pusiera un raya delante para tener que poner más energía y empeño en un intento desesperado por seguir el sentido común de la renuncia, de mi renuncia...
- cuando trabaje ya tendré tiempo de comprar zapatos!!!! vamos Elsa, que ya nos vamos "pal coche", que nos vamos!!!!


Ahora, debería estar haciendo un trabajo para la universidad, pero estoy tan desinflada que no me apetece... y no sólo eso, encima no encuentro los apuntes (puede que me dejara el cuaderno en el coche, tengo que ir a mirarlo) y, cada vez que me ocurre un contratiempo, me desespero, me da un auténtico tabardillo, una pataleta de niña de dos años, me entran ganas de gritar y mi sensación es la de intentar guardar arena en un recipiente con agujeros tipo colador. Como esta mañana, cuando hemos ido a una empresa de trabajo temporal que ha cambiado de sitio, y no ha habido narices de encontrarla, al final, creo que iré mañana por la tarde a buscarla y dejar el curriculum, mientras los niños hacen la siesta con su padre.

Tengo la sensación de que mis sueños son burbujas o pompas de jabón, y cuando intentas atraparlas explotan y se esfuman, reflejan la luz y la belleza, pero no tienen la solidez como para quedarse con nosotros... esta memoria y esta alma putona (que me la juega contínuamente).
Intento coger el agua en un puño cerrado y no la atrapo.

¿Os habeis fijado?:
Intento guardar arena en un recipiente con agujeros tipo colador.
Mis sueños son busbujas o pompas de jabón que explotan y se esfuman.
In tento coger el agua en un puño cerrado y no la atrapo.

Yo creo que algo me falla... pero no consigo adividar qué.

Sí, ya lo sé, no soy objetiva, estoy sensible y/o sensibilizada, hablo desde la rabia, la tristeza y la melancolía... y la verdad, al leer esto puede parecer que soy una amargada de la vida, llena negatividad... y en realidad esa apariencia dista mucho de mi caracter, de mi ser, de mi yo, y de hecho, el tomarme las cosas como me las tomo, como digo siempre, es lo que me hace seguir al pie del cañón y levantarme cada día.

Últimamente las caidas son más fuertes, son más dolorosas y me cuesta mucho más levantarme, así que a veces pienso, si no sería mejor arrastrarme directamente para evitar los golpes... tengo el alma puta llena de cardenales (que no curas, y si lo són, por lo menos deben venir de la Santa Inquisición).

Bueno, creo que por ahora voy a dejarlo aquí, aunque hoy es uno de esos días en los que escribiría infinitamente, y es que, si fuera escritora, tuviera una historia (aunque fuera esta misma) y un "objetivo libro", haria en esta tarde la mitad de los capitulos de dicho libro... Pero, ni soy escritora, ni vivo de ello (ni creo que pudiera algún día, aunque me encantaría eso sí... pero hay quien tiene carisma para comunicar en directo, por escrito, ambas cosas, y hay quien no tanto, como yo), así, agarrándome a mi realidad del "ahora", me quedaré rebuscando entre papeles (y en el coche) mis apuntes para mi trabajo.


3 comentarios:

Félix dijo...

Hay momentos en que hay que respirar hondo y tomar un descanso.

Hay muchas formas de frenar para después ver las cosas desde otro punto de vista. ¿O no?

E. Maria dijo...

Cuanta razón tienes... pero mi última frenada ha sido de esas que dejan huella y hacen apestar el asfalto... aún así, como te dije, si encuentras por ahí, aunque solo sea una idea en tu imaginación, una manera de descansar de nosotros mismos espero que nos lo cuentes jeje.

Yoli dijo...

El sábado por la mañana nos vamos con tus retoños a tomar un helado donde queráis... Y no me digas que no necesitas que te inviten a un helado, ya lo sé!! Yo lo hago porque quiero! porque me apetece y porque me da la gana hombre!!!! je je je :D

Ya lo hablamos!
Te quiero cariñito!