miércoles, 24 de junio de 2009

TENGO TODA LA VIDA...


Once y media de la noche, de un largo día...
Día de pataletas, de deseos apagados con una cortina de humo que los ahoga.

He llorado.
He llorado por todo, la vida, las vidas, sus vidas, mi vida, por ellos, por mi...
He llorado y no me he quedado mucho menos pesada que antes (aún tengo piedras que tirar)

Y aquí estoy, entre la penumbra de la noche, y la soledad del silencio.
Con la música en otra parte, y cada parte de mi volando entre notas.

Tengo MÁS ganas de VIVIR de lo que VIVO,
y ni mil vidas bastarían para tapar esta boca que besa lasciva y habla tormentas,
este cuerpo que se me hace grande y pequeño y no acompaña las cabriolas de mi mente,
mis deseos ardientes de correr sobre el fuego sin quemarme,
librar una batalla de guerra a besos y abrazos, a sueños y deseos cumplidos...

Y muerdo la lengua, y mi lengua mordida se convierte en una biperina venenosa al acecho de sacar el regalo que hay en mi.

No hay palabras que entiendan, no hay interpretaciones que valgan, la libertad es la opción que tomamos aún sabiendo que el camino es tortuoso y dejamos de lado aquel fácil momento de llegar rápido, sin carga y sin dolor (pero muy vacío) al destino propuesto.

La locura de saberme cuerda.
La locura de perderla en cada racionalización y este deseo de reflexión...

No quiero pensar más, me duele, me duele pensar y elegir la libertad...

No sé nada de la vida, y aún desearía saber un poco menos,
como un niño que vive en la idealidad de aprender las nuevas maravillas por descubrir...

Los desengaños son las cicatrices que nos enseñan que hemos caminado.
No quisiera seguir caminando, y sin embargo me agarro a cualquier viaje o transporte que me lleve hacia adelante.

Me agoto yo misma.

Camino descalza y sangrante, y me encanta sentir al límite cada momento,
cada extremo que me lleva de un lado a otro,
en un suave balanceo y en un arisco movimiento.

Soy.
Tres letras para ser, siete para existir, y toda una vida para demortrarlo...

Estoy.
Cinco letras para estar, siete para moverse, y toda la vida pendiente de la jugada...


Supongo que me agobian las expectativas... y me escondo detrás de mi, cerrándome a ratos, no hablando, bajando las manos por debajo de los pies y disimulando momentos...

Aún recuerdo la palabra: por encima de lo normal... Sí, mi diagnóstico fue, "por encima de lo normal" ¿vosotros entendeis esta frase para dar sentido a un transtorno de la alimentación, a una anorexia nerviosa...?, se resumió en un inteligente, alta capacidad (¿alta capacidad de qué?, yo aún lo sigo pensando, cuando lo descubra os lo cuento)... y fue peor el remedio de saberse que de perderse o de creerse, porque yo aún me estoy buscando... pero solo fue un resultado de unas entrevistas, unos tests, unos cuestionarios, unas terapias a una niña enferma en el desaliento de la desesperación de encontrar un punto de referencia con una sociedad que no circulaba con ella, o ella era la que no circulaba... y esa niña, que se hacía mujer sin quererlo se veía sumida en el cuento de la princesa triste y ojerosa que se preguntaba ¿qué te pasa "so" asquerosa? (ahora me estoy riendo, al recordarlo, supongo que ya superada la enfermedad se ven las cosas de otra manera, pero, aún pienso los años que perdí escapando de algo de lo que no se puede escapar: UNO MISMO)

Y aquí estoy, haciéndome un resumen de lo que he superado, de lo que he conseguido, y dándome fuerzas de lo que soy capaz de lograr... recogiendo los apuntes de mi memoria para hacerme la ola, darme ánimos y recoger todas mis aventuras y desventuras en cuatro frases conclusivas que han surgido de largas y profundas reflexiones...

No puedo cambiar el mundo. No puedo cambiar la vida de nadie que no quiera cambiar. Pero sí puedo cambiar mi mundo, mi vida, ser mejor sin ser LA mejor, y ser la peor en algo sin que quiera decir que soy mala... no pretendo que entendais mis frases... no pretendo mucho esta noche, solo escribir, pensar, ser, existir, amar y ser amada, ser mejor persona cada día, deleitarme con cada momento, despertar todas las inquitudes del conocimiento, hacer el pino puente si se tercia y no me rompo por el camino, tocar la punta del iceberg, reir hasta dolerme la cara, VIVR MI VIDA A MI MANERA, COMO YO QUIERO, CON MIS CIRCUNSTANCIAS, CON MIS FRASES Y MIS PALABRAS, CON MIS RAREZAS, CON MIS IDEAS, CON MIS ARGUMENTOS, CON LOS QUE ME QUEREIS Y QUE SIEMPRE ESTAIS, POR VUESTRA DEVOCIÓN POR MI (mil gracias por aguantarme más de lo que yo misma hago...), CON MIS ANSIAS, CON MIS SUEÑOS A PINCELADAS EN UN LIENZO DE COLORES, CON LA RECOMPOSICIÓN DE MILLONES DE PEDAZOS DE ILUSIONES... CON MIS PROYECTOS ESTANCADOS POR AHORA Y CON MI MEJOR CARTA COMODÍN:
TENGO TODA LA VIDA...

7 comentarios:

Yoli dijo...

La vida nos enseña cada día. Crecemos por momentos.
Tú eres muy grande!! Pero a pesar de eso ya veras como seguirás/seguiremos creciendo :)
Y como tú dices: Tenemos toda la vida...
Y ojalá que toda ella la pasemos juntas, sin separarnos nunca...
Eres una de las personas que necesito para formar todo mi yo.
Llevo unos días rara, tú ya sabes porque... Y en estos momentos mis palabras son más que eso. De nuevo darte las gracias por tus consejos :)

Besos!

Gustavo Aguilar Alterno Espiraaaal dijo...

Ahora es donde hay que echarle mas ganas, tu misma me lo dijiste, y eso hare asi k tu tambien le echaras ganas, aun que no este bien todo, hagamos de cuenta que lo esta =D

Adolfo Payés dijo...

La vida nos entrega.. la vida..

que bello escrito.
me lo quedo..

saludos fraternos
un abrazo con mucho cariño
besos

E. Maria dijo...

Mil gracias!!

Gustavo Aguilar Alterno Espiraaaal dijo...

holaaaaa, gracias.. sabes me encanto tu comentario, te agradezco que pienses eso de mi, y lo de bombicienta, es una parodia de mi nena cuando esta haciendo el aseo de casa, como le digo bomba... cuando esta recogiendo las cosas, se convierte en bombicienta jajaja

Cuidate muchisisismo ehhh???

La sonrisa de Hiperión dijo...

"No puedo cambiar el mundo."


Tu, a lo mejor no puedes, pero todos juntos, seguro que si!

Saludos

ninfasecreta dijo...

Estoy muy cerca de ti, ahora que me falla mi legendaria fuerza, mi proverbial esperanza, mi inusitada capacidad para sobrevivir.

Estoy contigo pero sin las ganas, sin el poder, si la resolución que tuve y perdí.

Aunque tb sé que tengo TODA LA VIDA para volver a caer y levantarme.

Aún así, estamos cansadas... verdad??

Un beso, guapa