jueves, 17 de septiembre de 2009

No quiero que pienses por mi, sino conmigo...

Hay situaciones a las que uno cree que nunca va a llegar, rendiciones apresuradas en nuestra mente y sin embargo, a la hora de la verdad, la persona se da cuenta de que es más fuerte y aguanta más de lo hubiera podido imaginar... nuestra naturaleza está escondida en nosotros, y al fin y al cabo, por algo los humanos llevamos tantísimos años de historia, yo creo que será por esa capacidad de superación, adaptación y fortaleza.
A veces yo, también, hasta soy capaz de sorprenderme a mi misma, y por eso no me extraña que todavía permanezca en mi la posibilidad de seguir sorprendiendo a los demás... que aún me entienden un poquito menos de lo que hago yo conmigo...

Hoy pensaba, como siempre, como tantas veces que me siento a compartir un segundo de los 60 que tiene un minuto, de los 3600 que tiene una hora, y los 86400 que tiene un día... a veces pienso tanto que me quedo paralizada como en un mundo a parte y temo incluso que empiecen a salirme letras por los ojos, las orejas, la nariz y fumar oxígeno sin la combustión de un cigarro, para desprender por mi boca, más letras flotantes organizadas en frases danzantes por el aire... Hoy pensaba...

Hoy pensaba tantas cosas, que resumirlas en una sola entrada sería torturar a esa persona que inventó un día "los esquemas, los resúmenes, la síntesis..." y yo, no estoy para subrayar ideas importantes, porque en realidad para mi, absolutamente todo importa.

Echaba de menos mis desayunos en la mañana con el periódico en la mano, vestirme a toda prisa con las primeras noticias y los dibujos de la 2, ocupar una cama para mi sola, llegar al trabajo con la camiseta al revés o el pantalón sin abrochar, echaba de menos flotar en la independencia... salir sin horario, sentarme en una terraza y observar como pasea la gente, escribir desde las rocas frente al horizonte, cantar, hacer música,...
Hoy pensaba que somos inconformistas, que siempre queremos más y aún teniéndolo todo, deseamos otros "todos" diferentes... pensamos en nosotros y para nosotros, y ¿cuál es el motivo de ese inconformismo? La avaricia es la enfermedad de la ambición, pero, el no querer nada es la enfermedad del no ser y de la relajación de una persona que no se cuestiona nada de su existencia ni de la existencia de los demás y que es incapaz de ver más allá de su propia vida...

Yo, no soy ambiciosa ni avariciosa en terminos materiales, de hecho, lo poco que tengo lo comparto, doy lo que haga falta y si invito a algo siempre digo "esto no me va a sacar de pobre" (y es cierto)... sin embargo, en el aspecto más interno de mi, noto como mi cuerpo no compensa la grandeza de un espíritu deseoso de salir y expandirse, de crecer, de hacerse mejor y de hacer sentir mejor a los demás (pero a veces resulta tan difícil explicarlo con una palabra, y tan difícil ser entendido por aquellos que no se plantean absolutamente nada más que el desgaste de sus zapatos al caminar, que en estas ocasiones me siento profundamente sola y desesperadamente desamparada)

Me he confundido tantas veces, que no quisiera creer que mi nado a contracorriente sigue equivocado, pero, a veces, también me cansa compartir ideas que parecen idiotas, sentirme idiota contíuamente, y sobre todo ver como mi vuelo de pobre gorrioncillo debe sortear aviones comerciales capaces de atropellarme y engullirme en un chasquido de dedos...

Y así me siento, como un triste gorrión que se ha quedado sin espacio para volar, con hambre de aire, pero sin medios para impulsar el motor...

Mi problema es que a veces la desesperación, y mis "ansias" me hacen desear las cosas ahora y ya, y sé que todo tiene su proceso... he perdido tanto tiempo... me ayuda el saber que me queda aún tanto por delante... tengo tanto miedo de todo...

Sí, hoy pensaba también que la imagen que puede proyectar una persona puede distar mucho de lo que es... las apariencias... yo proyecto ser una estúpida distante y una capulla integral, me hace gracia, porque cuando la gente se viste de cordero para luego quitarse el abrigo de lana y aparecer el lobo, yo, hago todo lo contrario, voy dando bandazos y patadas sacando mis uñas y enseñando el dientes para decir "cuidado conmigo" hasta que por fin empiezo a despellejarme entera para arrancar de cuajo mi corazón y servirlo caliente al que lo quiera tomar...

Hoy he pensado tantas cosas sobre mi, sobre mi vida, sobre la vida, sobre todo en general... pero, ya he dicho que esto no se puede resumir, así que me pondría la famosa música de http://www.youtube.com/watch?v=nHgUqCS_h8I&feature=related (Twin peaks) de fondo, y hablaría y hablaría, sola, desde mi más profunda intimidad pero compartiendo con todo el que quisiera oirme (si acaso puedo ayudar a alguien, puedo despertar bombillas, o puedo dar compañía, incluso puedo alegrarle la vida a alguien que pueda pensar que hay gente más loca por ahí...)

3 comentarios:

Gustavo Aguilar Alterno Espiraaaal dijo...

Gracias por tus palabras, cuidate mucho por favor, un abrazo y de vdd gracias

Adolfo Payés dijo...

Interesante articulo.. pensar siempre juntos es mil veces mejor que uno solo..

Un abrazo
Con mis Saludos fraternos de siempre..

Yoli dijo...

A veces me pasa como a ti, que me pongo a pensar, pienso mucho, demasiado... Pero he llegado a la conclusión de que para lo único que me sirve es para agobiarme más aún si cabe... ¿yo no se a ti? Por mi parte creo que debo intentar ocupar mi tiempo en distintas labores y no dejar que mi mente me avasalle.
Besos.