viernes, 18 de septiembre de 2009

Situaciones "Garabato"

De vez en cuando, siento ese fuerte impulso de "montármelo" yo misma, pues yo soy quien mejor me conoce aún sin descubrir a simple vista el cayado de la aorta, y ver como circula la sangre por mi cuerpo transportando todas las moléculas.
Estar cansada es como estar medio rendida a la fuerza, como arrodillarse en un altar para rezar, orar, pensar y reflexionar sobre los nuevos caminos que nos den la energía para emprender esta aventura de la que por gracia y fortuna somos dueños: LA VIDA.
Si no complícaramos las cosas, seríamos de una especie no humana, y es verdad que si pensaramos a conciencia, nos daríamos cuenta que resultaría más sencillo cubrir nuestras necesidades básicas como hace cualquier animal de la tierra (excepto nosotros) y reunirse con la gente para jugar, para reir, para sentir y para encontrar el crecimiento/engrandecimiento personal con uno mismo y con el otro... despiojarnos como los monos, y "darnos por culo un rato" como un juego para joder y no para JoDeRNoS.
Pero, nos olvidamos de tantas cosas que tal vez por eso los que sobrevivan eternamente con cierta cordura escondida, son aquellos que dejan vivir dentro de sí la sensatez de un niño conviviendo con la locura de hacerse mayor, cuando dejamos nuestros sentidos abiertos a nuestro nuevo aprendizaje que, creyendo que lo sabemos todo como parte de una evolución hemos olvidado que nuetro contacto con todo el mundo que nos rodea se ha perdido (hemos dejado de respetar al igual, hemos dejado de respetar la tierra, hemos olvidado de dónde venimos y a dónde vamos, y lo peor de todo, es que hemos dejado de respetarnos a nosotros mismos...)
No estoy muy de hacer chiste fácil, aunque todavía me rio de mis propias ocurrencias (¿será normal reirse de una misma y de un chiste propio?) Es verdad, supongo que situaciones fuera de lo común realmente no me pasan, no soy una diosa atrapa-circunstancias ridículas, lo que me pasa es que mi reacción hace que todo tome formas inesperadas y den pie a hacer el chiste... Bueno, también es verdad que todavía no conozco a nadie que esté trabajando cara al público y venga un individuo, le hable unas palabras, mire de arriba abajo a la persona y le ofrezca trabajar como puta de lujo (joder, eso pasa, o al menos es lo que se oye, para buscar nuevos talentos dentro de la pasarela... aunque tal vez esto que cuento también ocurre más de lo que imaginamos, sólo que no se cuenta tanto, ¿no?)... sí, si, cosas así pasan...
A veces, y ahora esto si que va a desencajar a todo aquel que me lee, digo, que quisiera sentir un poco menos para pensar un poco más, y direis ¡¡¡¡PERO SI TE PASAS EL DÍA PENSANDO!!!!!, sí, pero aún soy capaz de sentir mucho más, revolcarme en sensaciones que vuelan a mi alrededor y matarlas una a una a tiros de francotirador, cortarme los pies para no dar más pasos de la cuenta hacia terrenos desconocidos que me asustan y atarme las manos para no abrazar las ganas... pensar y sentir no sería incompatible, aunque resultan como el agua y el aceite en el momento en que muchas veces no se piensa por uno mismo sino por lo que le rodea... y vuelvo a repetir: quisiera sentir un poco menos para pensar un pcoo más...
Hoy quiero regalarme ese baño de Cleopatra, llenar una bañera de agua (no tengo leche de burra), y con potingues aromáticos que cuiden mi piel, evadirme, respirar notando como mi pecho se eleva tranquilamente para volver a su sitio, dejar caer mis manos para no sentirlas, cerrar lo ojos y acariciarme con todo el agua que me rodea para sentirme más allá del "allá"... seguramente hoy me voy a mimar mejor de lo que nadie ha hecho juntando todas las caricias que he recibido en mis 30 años de vida...