martes, 4 de agosto de 2009

NO ES UNA TONTERÍA MÁS

Este blog empezó como un capricho tonto para mi, como todos esos caprichos tontos-tontísimos que se hacen "delicatesen" en nuestra boca... a veces he contado historias personales, vividas con otras personas, o simplemente he hecho un remix de vidas de otros que he personalizado... realidad o ficción, pero me ha servido para apagar mi sed y para darme de comer cuando he tenido la necesidad de gritar, de denunciar, de reinvindicar, de reir, de llorar...
Varias veces me he replanteado seriamente una despedida, un punto y final para siempre, pero sería un absurdo hacer un teatro que no tengo claro... por otra parte, no me importaría borrarlo todo y abrir otra historia, con otro título y otro pseudónimo para firmar (quién sabe)... ya no me siento libre en mis escritos, y aunque la censura reaviva el ingenio, hay ciertas cosas que me gusta decirlas claramente, sin rodeos, sin metáforas, sin cuentos ni historias que enturbien el propio mensaje. Pero sois muchos los que me conoceis y me leeis... con los que luego comparto un café y a los que jamás contaría según que cosas, no porque no seais importantes (ojo), sino porque en el fondo, sabeis que soy muy mia, me reservo el rincón de mi soledad para mi y mi sensación de contar ciertas cosas me hacen sentir más débil, y yo, qué nunca he sido una mujer fuerte (aunque aparente) necesito seguir respirando con mi máscara de oxígeno para que no me falte el aire (siento mi corazón de cristal a punto de explotar en cualquier momento desde dentro y desgarrándome la vitalidad del resto órganos que encharquen mis pulmones y los colapsen con un ataque de ansiedad).
Esta introducción es sólo un reflejo real de la propia vida y de lo que pasa en muchos aspectos del transcurso de ésta. Nuevas historias que se tejen y otras van colando los últimos segundos antes de cerrar capítulo (un nuevo recién nacido y una persona que fallece, una pareja que se conoce y otra que se despide, unos se casan otros se separan, unos compran otros venden, unos vienen a quedarse y otros peregrinarán en búsqueda de algo que les haga recobrar el sentido...)
A mi, me da mucha pena llegar al último capítulo de un buen libro (de un buen momento o de una buena historia en la que creo diegamente) y que deboraba al principio, para comerme toda su esencia y empaparme el alma, y lo que eran prisas por avanzar, luego se convierte en un pesado transcurso en el que vas haciendo pequeñas paradas para evitar cualquier final esperado, o inesperado, cerrar las tapas gordas de ese maravilloso libro y quedarte absolutamente vacio al desear recuperar esa historia que se ha convertido en TU HISTORIA... y esa en mi historia (para quien sepa de interpretaciones)!!!
Quiero salir corriendo, correr y correr como hacía Forrest Gump, romper barreras, romper la alarma que pita cada vez que intento desencadenar un tormento que poco a poco me va matando por dentro... Y un murmullo musical advierte que para flotar solo hay que nadar, que para tener fuerzas hay que desearlar y lucharlas, y yo, me voy desnudando y quitando toda la ropa para poder hacerlo lo mejor que puedo cuando parece que el rio me azota agresivamente por todos los lados entre las rocas que me acompañan. Estoy desnuda y no me puedo arrancar la piel a tiras para desnudarme más...
Tal vez nunca imaginé que las cosas cuando parecen complicadas, se podian complicar más aún, por muy sencillo que parece o podría parecer, incluso, lo sencillo que podría ser y sería, pero, dónde está ese punto de encuentro en el que podemos encontrar el sosiego y la unión que logre nuestra calma...
Quiero encontrarlo, porque aunque no tengo fuerzas para conducir el tren, tampoco puedo frenarlo y mucho menos abandonarlo a merced de lo que podría haber sido... la locura de querer como una loca a pesar de lo pesares, de agarrarme a ese clavo ardiendo que me da paso a una esperanza, llorar desconsolada por un abrazo que me diga que aún me ama, buscar como una ladrona una mirada cómplice, encontrar un deseo más profundo que la aceptación y la acomodación...
Deseo confesarle al amor que le pienso, que le deseo, que le busco, que le intento, que le llevo, que le acaricio, que me rompo por él y sólo él me recompone... el amor que me atrapa y al que me entrego... Ese amor que a veces me asuta, por dejarme sin voluntad ante la entrega... ese amor que guarda los tesoros del pirata, que es el castillo de la princesa, y que se lleva en la noche mis ojos de gata... Cuando cree uno que es imposible amar más, se da cuenta que amar mucho no es suficiente, y yo, dejo de ser persona para convertirme en pura energía proyectada como un rayo capaz de alcanzarte (amor), y vuelvo a confesarme y me confienso mil veces cada día que es tan grande mi alegría de saber de tu existencia como la pena de sentirte como aire que se escapa de mis manos...

4 comentarios:

Yoli dijo...

Preciosas palabras... pero, yo sabiendo más que todos los que te puedan leer, me estremezco, me emociono... Pero no por las letras en si, sino por una realidad.
Ojalá encuentres el camino de la felicidad.
Ojalá puedas abrir esas alas para volar libre, sin miedo...
Todo pasa por algún motivo.
Está pendiente una conversación.
Un beso muy fuerte para mi amiga del alma.

E. Maria dijo...

No sé que haría sin ti... la única persona con la que soy capaz de hablar abiertamente de mi (y con David y Marisa)... pero tú eres mi medalla de oro...
Tus palabras me arrancan el llanto... tengo ganas de que todo se acabe... Levantarme una mañana y ver que el sol no se esconde para mi.

Adolfo Payés dijo...

siempre es un gusto leerte., las vivencias nos fortalecen y tus escritos.. nos alimentan al descubrir por este espacio.. la vida..

Saludos fraternos
Un abrazo

Gustavo Aguilar Alterno Espiraaaal dijo...

Un placer andar por aki Elsa, lindo como siempre todo lo que escribes, yeah yeah, cuidate muchisisisismo ok?, echale ganas en todo lo que hagas, te mando un abrazo.