sábado, 15 de agosto de 2009

Piojo a la vinagreta!!!!

Pues vaya semanita llevamos... todo empezó hace unos días, cuando estando en casa de mis padres descubro que mi niña tiene: Piojooooossss!!!!! AAAHHHHH, casi me da algo, yo, que nunca en mi vida tuve piojos de pequeña y no sabia lo que eran, lo he tenido que aprender en dos días a marchas forzadas. Odio los cualquier tipo de parásito sea mosquito, garrapata, piojo u hombres (no es que aproveche la mínima para meterme con el sexo masculino. Bueno sí. Bueno no. Bueno, da igual, supongo que es, porque todos sabemos que hombres parásitos los hay, pero, la verdad, igual que mujeres, para qué vamos a negarlo...)

Así que cogí y después de lavar mi cabeza y rociarme de insecticida para plantas por si acaso (el que tiene mi madre para su jardincillo pedorro) me fui apestando a antimosquitos y con cara de muy pocos amigos, a comprar productos especiales y a pares, para desparasitarnos a todos.
Bendita tarea, que nos pusimos el producto TODOS, mis padres, mis niños y yo (mi padre el pobre, con el trabajo que tiene y con el tipo de gente con la que se relaciona, decia, "pues solo falta que me salga un bicho...", jo, a lo que yo respondí "pues sí, casi mejor olvidarse la jaula abierta y que salga el pajarito..." (no le hizo mucha gracia mi comentario, pero yo, me moria de la risa jajaja).

Después de un día entero con tratamientos, finalmente, yo, que soy totalmente maniática (ya lo he comentado alguna vez, que quizás por eso nunca seré famosa, porque sería insoportable... aunque supongo que lo de los famosos es cosa del aburrimiento, y del no saber que hacer con el dinero, y de ambas cosas a la vez, y lo mio, es natural, de nacimiento dice mi madre, que ya de pequeña me decía: "tenías que haber nacido en una casa de ricos"... ahora, sólo me dice con cara de pena: "ay que ver, quien te ha visto y quien te ve...", y yo, efectivamente, también la quiero muchísimo...), decidí que iba a echarnos una botella de vinagre por el pelo, además me puse un tinte porque el amoniaco puede con todo (cogí uno rojizo del super, a 4€ el tinte, así que si no se me ha caido el pelo, es porque en el fondo la mala suerte no está conmigo, ahora, eso sí, el color es feo hasta hacer daño, así que ahora parezco una berenjena rojomorada como las abuelas modernas que se tintan... lo cierto es que iba tan ofuscada en la búsqueda de una loción, un champú y un peine antipiojos junto con mi tinte que no miré ni la carta de colores para saber que me iba a poner en el pelo... y ahí estoy, como una berenjena rojomorada y oliendo a vinagre, supongo que esto no sólo debe espantar a los parásitos piojos, también a los parásitos hombres, a los maridos propios y ajenos y todo ser vivo que se me acerque... mis niños y yo somos como una ensalada ambulante)

Me he pasado así, dos días, como los monos que se ven en la tele... limpiando todo como una loca, haciendo lavadoras a temperatura máxima y lavando todo lo que a uno se le puede ocurrir lavar.

Y hoy, por fin, empiezo a sentirme un poco más relajada, de mi rutina de hace una par de días que es:
- Coger a la niña, rociarle a espray vinagre, pasarle la liendrera, ponerle un gorro y dejarselo una hora... con el niño lo mismo y luego conmigo... mientra yo estoy con el gorro, vuelvo a pasarle la liendrera a la nena, mechón por mechón, examino todo su cabello pelo por pelo, luego con el niño, y luego intento hacer lo mismo conmigo... repitiendo la operación obsesivamente durante todo el día... hasta el punto que ayer, mi padre, cogió a mis niños y se los llevó al parque porque decia que los tenia agobiados!!!!!! Pero, claro, yo decía, hay que examinarlos que los bichos engañan y las liendres son más agarrás que un chotis... y mi padre me decía "tú sí que estás chotá" y mi madre nos miraba diciendo "mira el padre y mira la hija" y se reia... pero a mi, gracia, no me hace ninguna (joder, este tipo de fobias son jodidas, no hacen nada de gracia, pero claro, desde fuera, venga, yo siendo el chiste fácil para reirse...)

En fin, qué le vamos a hacer, yo no puedo con estas cosas...así que esto por ahora ya se ha convertido en rutina y he decidido sustituir el suavizante por vinagre (da brillo al pelo, sauviza, auyenta bichos y... APESTA), al champú le he añadido unas gotas de aceite esencial del arbol del té (fungicida y antiparásitos... también apesta...), y cada noche pasaré la liendrera por toda cabeza (mia y de mis niños)...
Obsesión, puede ser... sí, seguramente,... pero el tema bichos, suciedad y olores es superior a mi... Aún así, debo decir que en un hospital se ve mucha mierda, mucha mucha, se huele mal pa reventar vomitando, pero, no es lo mismo... el próximo día, contaré las diferencias...

Me voy, a limpiar, por supuesto, estoy obsesionada (sé que un piojo no salta, sé que no dura más de 24 horas vivo si no está en una cabeza humana y sé que es imposible que haya nada por casa pero aún así... voy a limpiar... y, ese ha sido el resumen de esta puñetera semana).

1 comentario:

Adolfo Payés dijo...

Suele pasar en estos tiempos.. pro aquí en Canadá aveces hasta emergencias dan en los colegios de los críos.. en fin que todo este mejor con el cabello de tu hija , suerte..

Saludos fraternos
Un abrazo