domingo, 16 de agosto de 2009

Un día cualquiera

Suave movimiento de mi cuerpo,
que ralentiza cada célula deseosa
de alimento del aire con el que me mezclo,
oxigenando el juego inocente de seguir respirando...
Fiel a mi café en la mañana,
acaricio suavemente mi pelo mientras despierto,
entre un circo de risas y un abanico de sueños,
respirando entre brisas y alentando al empeño...
Suave y dulce, respiro...
Me siento, me saludo, me introduzco en mi papel
de mujer desatada por una sola mirada.
Sorbito a sorbito jugueteo con una cuchara
pAsando mi lengua, pOsando mi lengua
y pendiente, de cada gota anclada,
de cada resquicio dulce-amargo de un café
que me distrae en mi nueva mañana...
Y así, distraida entre el azucar derramado en la mesa,
canto entre dientes una canción que no existe,
coso remiendos en mi mente,
parcheo el neumático que hace rodar mis momentos
y sigo suspirando por mi propia vida y
el deseo de absorver hasta del mismo diablo
el alma
***
EL FRENESÍ DE SENTIRSE VIVO EN CADA MOVIMIENTO

2 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

WOW me gusto el movimiento escrito de tus versos..

BRAVO

Saludos fraternos
Un abrazo

Que tengas una buena semana

Gustavo Aguilar Alterno Espiraaaal dijo...

Hola, muchas gracias por el comentario y claro que si los mantendre informados sobre todo lo que vaya pasando con esto, aun que estoy muy nervioso, pero no dude que todo este bien =D

Un abrazo y gracias nuevamente...