miércoles, 15 de abril de 2009

¿Pero que nos ha pasado?

Venía dispuesta a escribir, pero lo dejaré para más tarde... simplemente, me pesan las manos y las lágrimas retenidas. Hemos tenido una bronca el colega y yo, y lo peor de todo, es que aún no entiendo el porqué hemos discutido, pero, como cuando se cabrea no atiende a razones y es tan cabezón, que esperaré a que se relaje para solucionarlo, pues ahora, no llegaremos a ningún lado y, seguramente dirá y yo también diré cosas, de las que nos arrepentiremos más tarde...
Así que con este dolorcito en mi garganta y aguantando como una campeona las catarátas del Niagara, esperaré el momento de escribir... como siempre será, cuando todos duerman.


Ha paso un rato, desde que escribí el primer párrafo, y ya estoy más tranquila... he salido de casa y a penas he estado una hora fuera, me he ido de compras y ha sido un total fracaso.
He vuelto arrastrando los pies y me lo encuentro sentado mirándome fijamente ¿qué haces aquí?, y yo "nada, ahora te cuento... y a vosotros cómo os ha ido". Seguidamente me pregunta cómo se hace una cosa y yo trato de explicarle, para no enrollarme con detalles, diré que no me ha hablado demasiado bien y yo le he dicho "¿pero qué te pasa, cariño?" a lo que me dice que qué me pasa a mi y que soy muy chulita ¿chulita? (sí, supongpo, pero no es adrede, venía de mal humor y no era mi intención, además, le he preguntado "qué te pasa, cariño", con cariño... pero él no se lo ha tomado de esa manera...) En estos casos, cuándo preguntas y esa pregunta se vuelve en una retórica y como respuesta otra pregunta, uno sabe, que la cosa no va a ir por buen puerto, yo he intentado quitar "yerro" al asunto pero se iba por peteneras y pataleta (simplemente no tenia ganas de sermón y yo, tampoco quería sermonear, sólo hablar, además, lo necesitaba, y necesitaba haber llegado y haberme encontrado con un abrazo y no con una bronca...) Me he ido a la cocina y me he encendido un cigarro, y no había terminado el primero cuando ya necesitaba encenderme otro y he pensado, no puede ser que nos separen tan sólo unos metros y estemos de morros... he salido y le he preguntado que si venia conmigo para acompañarme, nos hemos encendido un cigarro y le he preguntado que qué nos ha pasado (joder, ya no está cansado lleva varios días sin ir a trabajar, sin hacer nada porque le duele la mano...), y su contestación ha sido: ¿todavía estás con eso?... yo, he dejado el tema, realmente ha sido una tontería y está claro que no vamos a remover la mierda, así que le he dicho que había vuelto pronto porque me sentia perdida yo sóla en una tienda de ropa y que me he probado un par de pantalones y me he "aburrido", ha hecho como que me escuchaba y no me ha contestado ni preguntado, y yo, me he quedado en silencio, fumándome mis cigarros.

Esta mañana, hemos ido a ver a Yoli, la secretaria voluntaria de mi marido para ciertos temas laborales, y cuando me iba, se ha reido de mi (de broma, claro), y cómo los pantalones me están gigantes, él me ha dicho que me quedaban "cagones", me han comentado las bolsas que me hacen y bueno, he pensado, de hoy no pasa ir a comprarme algo decente.
Así que esta tarde, después de dejar a los niños frente a la caja tonta con unos dibujos, he cogido camino hacia Zara a las 17.20 hrs. he llagado a la tienda a las 17.35 y he empezado a mirar por encima (estaba llenísimo de gente, probablemente, la misma que se queja de la crisis).
De repente pienso, joder, pero cuanta ropa, por dónde empiezo, coño!!!, en la planta de abajo todo era carísimo y además un poco de señorona (y yo, soy una señora, pero no una señorona).
He subido a la planta de arriba, y la cosa pintaba mejor, ahí estaba la ropa infantil y joven. Empiezo a mirar pantalones, caros, así que pregunto a una chica por las prendas básicas, me señala varias mesas y cuando decido a coger algo pienso, y qué talla tengo!!!, no lo sé!!!, a sí que un poco a ojo, cogo un 42, uy parece grande, miro la 40 parece que sí y alguna 38, y no tengo mal ojo... 8 pantalones y me voy al probador, pero, ¿y dónde están los probadores?, empiezo a dar vueltas, como un pato mareao, y veo en la sección infaltil unos espejos, voy para allá pero sólo veo a mamás con nenes y yo cargada con mi montaña de pantalones pregunto a una empleada "los probadores para mi, por favor" y la tia, como alma que ve al diablo y escaneándome de arriba a abajo me dice, "sí en dirección contraria" (sí, chica, tal vez te parece raro que no sepa donde están los probadores de zara, pero es que yo hace años que no vengo ni por asomo y no me compro nada, uuffffff, qué rabia) y yo, con mis vaqueros globo, mi chaqueta multiuso de monja y mis deportivas de 6€ de la sección infantil de decathlon me he dado media vuelta y me he ido en dirección contraria.
Llego, me dicen que pase cuatro prendas y luego otras cuatro, ok, me pruebo unos vaqueros de la 40 y grandes, otro modelo al que titularé "modelo pegatina" de la 38 y pequeños (el modelo pegatina era como ponerse una piel pegada a la piel, que horror, un vaquero tan pegado te deja el potorro escocio como andes mucho, dios mio, si con ellos puestos se sabe lo que habla una sin abrir la boca... en fin), también, era un poco de tanteo para adivinar mi talla y más o menos saber de que guisa es la ropa que hay ahora... nada me quedaba bien, y me he sentado un momento en el taburete del probador (con lo contenta que he entrado en la tienda, que me sentia como la pelirroja de piernas largas "puty woman"), y ahora, vaya chasco, salgo para cambiar mis cuatro prendas por las otras cuatro y me dice una dependienta diferente a la anterior que se los han llevado porque se han confundido ¿qué, que despues de mirar, tengo que vestirme de nuevo y volver a mirar por todo?????, vuelvo a entrar a mi probador (a todo esto el novio de una titi mirándome y yo con el pantalón desabrochao y una malaleche que no veas "sí, nene, sí, lo que estás viendo son mis bragas, o acaso no has visto unas bragas en tu vida, será jodio, eso de sorprenderse por ver un trozo de tela blanco, a ver el misterio, a mi, que me lo cuenten!!!!) así que me quito los pantalones, la mierda cortina del probador que no cerraba bien, y yo con mis calcetines de deporte hasta las pantorrillas y mis piernas polares reflejadas en el espejo veo al churri de la otra mirando de reojo, me asomo y digo "dime" y no se gira "la la la me hago el sueco", vuelvo a entrar a lo mio y me empiezo a vestir con lagrimones como puños (necesito una opinión, femenina claro, y alguien que me ayude, ya no sirvo para esto... Yoli, llorar desconsolamente en un probador y sola es muy triste), he salido y del cabreo he dejado las prendas y el número dentro y la chica y las prendas "y le he contestado lo mismo "me los he dejado dentro porque me he confundido", y se me queda mirando como una extraterrestre sin decir nada (lo sé, lo sabeis los que me conoceis, mi cara debía dar miedo, de hecho he salido hecha roja y con unos pelos de loca, que más bien parecia que me había pegado un revolcón).
He vuelto a bajar a la planta de abajo (40 € unos vaqueros!!!!!!) no puede ser, imposible, yo no me puedo gastar eso en un pantalón, si me gasto eso ya no me puedo comprar nada más!!!!!!!

A las 18.10 hrs. salía por la puerta con mi monedero sin abrir y mojandome, porque el cielo, se ha puesto a llorar comnigo. Iba pensando, camino a casa, y de paso me iba fijando en la ropa de las gentes, más que nada por hacerme una idea de lo que me podría quedar bien, está claro que lo peor que me he probado de los 4 pantalones, ha sido el modelo pegatina para chicas que hablan con los labios...
Mal, no he hecho mis deberes, no debería afectarme tanto mi experiencia en el probador, pero teniendo en cuenta que no sabía por donde tirar, que me estaba viendo mi cuerpo deforme (se que no gordo, pero sí mal hecho) en el espejo, la inepta de la dependienta y el capullo mirón y mi mala leche, claro, seguía derramando camino a casa, lagrimones como puños... mejor, pensaba, así me desahogo y cuando entre por la puerta ya estaré tranquila... los cojones, me esperaba algo peor, así que supongo que debe ser verdad que él me ha visto chulita, pero me pregunto, no me ha visto también las lágrimas?????

En fin, da igual, yo espero a que alguna voluntaria me acompañe a esta aventura, en la peli la "puty woman" no se compró la ropa a la primera, así que, supongo que mientras tanto, haré mis deberes de quereme un poquito más.
Y esto por hoy, es todo.

5 comentarios:

Helena de Troya dijo...

Ay Maria...respecto al enfado "parejil", que no es peregil,...yo no me meto (tampoco me he enterado si pones el motivo)referente a lo de ir de compras, en estos casos pueden pasar dos cosas: tras la pelea, necesitas algo bueno, como ir de compras, como el caso, y encontrar cosillas y volver contenta a casa quitándole hierro a la pelea. Y la otra opcion es que vayas y con el mal animo que llevas no encuentres nada o como te ha pasado no tengas el humor de salir de nuevo a buscar otros modelos o tallas, sin importarte que la subnormal de la dependienta ha hecho la gracia de quitartelas de enmedio.
Mejor cuando estes de humor sal de compras y mas si hace tanto que no vas...no se te leia y me daba la sensacion de que no estaba escribiendo una chica joven de 28? 29 años? Joer tía, vale que has sido mama y tu economia no da para irte de compras a menudo pero que pasa no tienes amigas, conocidas de tu quinta (ma o meno) para ver como visten? parece como si hablara un mujerona de 45 años, llevaras viuda 5 años y tuvieras que renovar tu vestuario porque tienes tu primera cita...
María despierta ya y espabila!!

Con todo mi cariño pero con poco tacto haber si consigo que saques la mala ostia para otras cosas, para ser mujer coqueta que sabe ir de compras y tener gusto en elegir unos pantalones que no marquen la cotorra jajaja...en fin muchos besos pedorra jejeje.

Yoli dijo...

Ya hablaremos, mejor en persona :D

Si quieres, y puedes, el sábado por la mañana nos vamos de compras... Si quieres te traes a un churumbel que yo te lo cuido mu bien :D yo te acompaño, te aconsejo, te ayudo y todo lo que haga falta pa mi niña... yo te llevo al probador las prendas que hagan falta y como se me ponga chulita la dependienta ggrrrrrrr uuuuufffff bueno ya me conoces ja ja ja ja...
Respecto a la bronca con tu esposo que decir, no he entendido como Mary el motivo, pero si he entendido que ha sido por una chorrada... Y yo digo: que bien que haya sido una chorrada y no algo gordo...
Déjale y ya se dará cuenta por si solo si ha cometido algún error y te pedirá perdón... Todos pasamos por momentos así, de enfados tontos, pero con pedir perdón, el que sea, tú o él (a veces hay que hacerlo aunque no te apetezca) y un abrazo todo se olvida.
Ya sabes que pa lo que quieras me tienes aquí. Yo estoy contigo.
Besos y mañana será otro día!

E. Maria dijo...

Bueno, me he ido animada a comprar, eso lo primero, la pelea ha sigo cuando he llegado (que tampoco ha sido pelea sino un cruce de dos frases), el motivo ha sido que a él no le ha gustado como he llegado y a mi como me ha hablado, sí, desde luego una chorrada que 10 minutos más tarde sa había solucionado (y ahora me está esperando en su lado de la cama a que llegue a hacerle unos arrumacos).
Lo de la ropa, me ha cambiado tanto el cuerpo, que antes controlaba lo que me quedaba mejor y lo que no... ahora, tengo que provarme cosillas para saber como disimular una barriga que yo jamás en mi vida habia tenido (por poner un ejemplo...), y eso se descubre yéndote con tiempo y calma de compras, y muuuucha paciencia...(Yoli, por este motivo, ni de coña me llevo a los niños) Además, es imposible saber mi talla cuando he perdido 30 kilos en un año, desde que parí hasta el momento y mi cuerpo sigue cambiando... y aunque no lo creas, Mary, la economía sí que tiene que ver y mucho con todo esto (supongo que tú no lo puedes entender).

Bueno, el sábado seguro que con paciencia y tiempo consigo algo...
Yoli, ya sabia yo que ibas a estar ahí, jo, me ha faltado tu hombrito pa llorar (que no hubiera sido la primera vez que lloramos juntas en un provador o encerradas en un baño jejeje). Muchas gracias, no sé que haría yo sin ti, y sin tus ánimos!!!! Hablamos y quedamos los más pronto posible pa tener muchas horas por delante jajaja. Besos

E. Maria dijo...

Ah, otra cosa, claro que se lo que se lleva, pero dentro de la moda hay muchas tendencias y cada una tiene que encontrar su propio estilo... y yo para esto, siempre he sido muy especial y algunas modas no las he seguido para nada (ejemplo pantalón cuadros, pitufos o canarios, manoletinas, zapatos bajos de punta duende, zuecos, etc...) Elena tiene estilo Elena, Yoli tiene estilo Yoli, y se trata de que Mayte reencuentre su propio estilo, y no el de la amiga, la vecina o la de enfrente!!

E. Maria dijo...

Ah, y un beso también para las dos!! me voy a por mi chorbi, que estos encuentros son los mejores, de esos en los que uno se fusiona y hasta lloras de satisfacción jijiji (seguiré el consejillo de la flexibilidad a ver que tal me va, ese del que me han hablado esta mañana... jajaja)